Gesto por la paz en el colegio Cardenal Larraona (Pamplona)


Mil voces por la paz y la no violencia

Por Asier Solana

2010012902115718_3751.jpg– Los 800 alumnos del colegio Larraona, junto con profesores, padres, y madres, se concentran por la paz en un gesto que se repite el último jueves de enero desde hace unos 20 años.

AYER a las 12 y media del mediodía, las clases del colegio Larraona se pararon. Al igual que se paran todos los últimos jueves de enero desde hace dos décadas bajo tres letras: Paz.

 

Minutos antes, varios padres esperaban tras la valla del patio para sumarse al gesto del resto de la comunidad educativa. Este pequeño acto, de apenas 20 minutos, era el final de una campaña educativa que ha trabajado el tema de la violencia de género. “Los alumnos nos lo sugirieron en sus evaluaciones, y vimos que era un tema que se podía empezar a tratar”, explicó el padre claretiano Jose Antonio Ortiz, pamplonés encargado de organizar la campaña y profesor del colegio. El acto de ayer se construyó según las sugerencias de los alumnos. La fecha elegida es siempre cercana al 30 de enero, aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi.

2010012902115719_6401.jpgEn el acto de ayer al mediodía, varios alumnos de ESO dibujaron en el patio las tres letras (p-a-z) formando un dibujo humano en el que la “A” era un lazo morado, como símbolo del rechazo a la violencia de género. Después, varios alumnos fueron leyendo en diferentes idiomas una cita de Gandhi apelando a la no-violencia. Fares Ibrahim lo hizo en árabe; Mariaje Aguerri, en euskera; Iban Ponce, en Francés, Kim Wiegand, en alemán; y Teresa Sánchez, una madre, en español.

La concentración terminó con una canción, tras la que los ochocientos alumnos del colegio volvieron a sus clases, y con la que terminaba la campaña. Tras ella queda lo aprendido por actividades como cinefórums con películas como Jinete de ballenas o Te doy mis ojos.

El gesto fue presentado a medias por los alumnos Cecilia Zumelaga Martínez, pamplonesa de 17 años, y Fares Ibrahim Sami, jordano de 18. Ambos estudiantes de bachiller y con la selectividad a la vista, quisieron ver la utilidad. “Es verdad que estas actividades llevan tiempo, y por eso puede que estemos más metidos en los estudios. Pero hay horas, como las de tutoría, en las que se pueden reflexionar. Es un tema de mucha actividad, grave y que hay que tratar”, comentaba Zumelaga, que identificó violencia de género con “faltar al respeto y a la dignidad, no sólo que te peguen”. “Para mí, la concienciación desde pequeños es clave”, opinó Ibrahim.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s