¡ABBA! PADRE, MADRE


3769219478_366a400021.jpgActitud: Nos presentamos ante Dios como hijos. Esa es nuestra verdad más profunda. Ese es el regalo que nos ha hecho Jesús en el Bautismo, cuando nos incorporamos a él. El que nos llama a todos y nos conoce por nuestro nombre, espera que nosotros le demos un nombre, que lo llamemos. Nombrar a alguien es conocerle y quererle. Y Dios espera emocionado que lo llamemos; se le estremecen las entrañas cuando lo hacemos de verdad.

 

Palabra: “Cuando oréis, decid: Padre” (Lucas 11,21. “No recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar. ¡Abbá, Padre!” (Romanos 8, 15).

 

Comentario: Jesús, cuando ora en la intimidad se dirige a Dios llamándole cariñosamente Abbá. A Dios se le habían dado mil nombres: Luz, Apoyo, Presencia, El que es, Lejano, Desconocido, Escondido. Jesús los conocía.

Rezaba con ellos en la sinagoga y en las fiestas de su pueblo. Sin embargo, un nombre nuevo le fue naciendo en el corazón: Abbá. Desde entonces el Espíritu grita en los corazones de todos los amigos de Jesús el mismo nombre: Abbá. Jesús escogió la palabra Abbá para tratar con Dios, porque Dios escogió la palabra: Hijo mío, mi amado, para tratar con él. Y en medio de la noche, o en lo alto de un monte, o metido de lleno en el murmullo de la vida, corría para estar con su Abbá.

 

No es que huyera de las cosas y de la gente, sino que esa intimidad y entrega mutuas sólo las podía vivir con el Padre. En esa comunicación de amor entre el Padre y el Hijo, fue recreándose la humanidad, fue naciendo la misión de levantar a todos los oprimidos, ofreciéndoles de forma gratuita y sin violencia palabra, sitio y dignidad. Jesús no está solo. En todo momento se sabe acompañado, querido, escuchado, sostenido, enviado por su Abbá. Y así quiere que nos sintamos nosotros. Por eso, acercarnos a Jesús, sentirnos tocados por su amor en lo más profundo, caminar con él hacia los hombres con un mensaje de esperanza, ir con él al monte para orar… Todo ello es hacer la experiencia del Abbá. Este es el regalo que nos hace Jesús, poder contemplar cara a cara a Dios Padre y tratar de amistad con quien sabemos que nos ama. En esa intimidad nos mete a nosotros el Espíritu, por puro regalo. Y toda la vida es una oportunidad para aprender a decir con el corazón, con todos los hombres y la creación entera, Abbá, Padre, Madre. El Espíritu nos enseña a llamar a Dios Padre porque así lo llamaba Jesús, y nos empuja a continuar la obra redentora de Dios entre los pobres de la tierra.

 

Oración ‘”¡Señor, Dios mío!, no eres tú extraño a quien no se extraña contigo: ¿cómo dicen que te ausentas tú?” (San Juan de la Cruz).

Compromiso: Encontrarnos cada mañana con nuestro Abbá para despertar a una alegría y dar con las fuentes de la vida. Caminar durante el día con nuestro Padre-Madre para continuar la tarea de Jesús de llevar a todos su ternura y misericordia entrañable. Dormirnos con el nombre de Padre-Madre en los labios para descansar seguros, porque sabemos que su mano nos sostiene y su pecho nos cobija.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s