¿Hacer Pastoral Vocacional hoy en nuestros Colegios?


1534191469_e0c84bf391.jpgTitulo esta carta con una pregunta provocadora. Antes, una aclaración. No discuto ni pongo en entredicho la misión evangelizadora de nuestros centros educativos. Al contrario, estoy personalmente convencido de que el colegio claretiano ofrece unas posibilidades inmejorables de evangelización (Cf. DVC 216-218). Pero, hace ya mucho tiempo que, en buena parte de la geografía congregacional, las vocaciones no surgen de ellos. E incluso con frecuencia se oye decir que actualmente nuestros centros han perdido mordiente misionera. Y en algún sitio se debe formular con claridad esta pregunta: ¿Son hoy de hecho –no teóricamente- nuestros colegios plataformas de pastoral vocacional? Más aún, ¿pueden serlo de veras? Formulo a continuación una serie de tesis con preguntas. Éstas últimas son sólo eso: preguntas. En absoluto, acusaciones. Mi intención no es emitir un juicio condenatorio sobre personas. Lejos de mí imputar a nuestros educadores cargas injustas o excesivas en  tiempos de emergencia educativa. Busco solamente invitar a una reflexión que propicie una mayor penetración de la PV en nuestras escuelas. Lo hago desde el breve espacio que me permite esta carta mensual.

·         El primer objetivo de nuestros colegios claretianos es evangelizar. Uno de los cauces para realizar nuestra misión claretiana es la escuela. Desde ella tratamos de anunciar la Palabra, hacerla madurar (catequizamos), crear comunidad que asume, vive, celebra su fe y la anuncia mediante el testimonio de los valores del Reino. Pero, ¿se realiza esto de veras? A tantos de nuestros alumnos que se sitúan y mantienen a distancia de la Iglesia y de la fe, ¿les ofrecen nuestros colegios aquella pedagogía misionera que posibilita el planteamiento, crecimiento, maduración y compromiso de su vocación cristiana?

·         Su actividad pastoral es prioritaria y debe quedar asegurada. ¿Qué es lo que prima de hecho en la gestión de nuestros colegios: lo académico y cultural, lo laboral, lo administrativo, lo económico;… acaso lo pastoral? ¿Qué intereses absorben los afanes de nuestras estructuras educativas y de sus gestores? ¿Dónde gastamos sus fuerzas? ¿Qué ocupa su tiempo? No olvidemos que lo más importante para cada persona es, de hecho, aquello a lo que dedica más tiempo, que no coincide con frecuencia con los valores que formula.

·         Nuestros centros educativos necesitan evangelizadores. ¿Quiénes son los que se implican de hecho en la pastoral de nuestros Colegios? ¿A qué distancia se sitúan los cmff del alumnado? ¿A la distancia corta del trato pastoral o en la lejanía de su absorbente cargo? ¿Hay otros implicados con nosotros en la pastoral? ¿En qué proporción son destinatarios de nuestra tarea evangelizadora los profesores, las familias y el personal no docente? ¿Son nuestros colegios lugares donde se visibiliza una cultura vocacional en su riqueza y diversidad de vocaciones y servicios?

·         Nuestros centros educativos han de contar con proyectos vocacionales. ¿Se recalca la clave vocacional en sus acciones pastorales? ¿Se ofrecen itinerarios de personalización y compromiso en la fe? ¿Hay una dedicación individualizada a los alumnos por parte de los responsables y encargados de animar la pastoral que permita acompañarles en su desarrollo humano y cristiano?

·         Debe existir interacción entre los educadores y los animadores vocacionales. ¿En qué medida entra en la dinámica de los colegios el proyecto vocacional del Organismo y sus responsables? ¿Quién evalúa las acciones de pastoral vocacional que se realizan –o no– en nuestros centros educativos?

·         La formación de docentes debe abordar directamente el tema de la orientación vocacional de los alumnos. Son frecuentes y necesarias las iniciativas de formación de los educadores. ¿Es la Pastoral Vocacional objeto de reflexión, debate y decisiones? ¿O sigue siendo la cenicienta de la pastoral y de la educación, reduciéndola a un puesto irrelevante o solo puntual al final de la última etapa escolar?No interesa tanto conocer las respuestas, como que motivar la reflexión. Espero haberla suscitado. Juan Carlos, cmf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s