Lectio Divina sencilla del Evangelio del domingo 5 de enero.


 SEMILLAS de lectio divina sencilla del Evangelio del domingo 5 de enero.

 

Antes de abrir tu Biblia, pide al Espíritu Santo que

la Palabra de Dios ilumine tu camino

Paso 1. Disponerse

Con María deja que el Espíritu Santo actúe en tu corazón. Hazte pequeño y confía. En el silencio se escucha la brisa suave de Dios.

Después, haz por leer siguiendo estos pasos:

2º de NAVIDAD. CICLO A.                     Jn 1,1-18

 

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Este estaba en el principio junto a Dios. 

Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 

Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.  No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. 

El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. 

En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció. Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. 

Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. 

Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. 

Juan da testimonio de él y grita diciendo:«Este es de quien dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí,porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. 

Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer. 

Paso 2. Leer

 

 

Busca el sentido de cada frase. Procura hacer una lectura lenta y atenta, sin prisa. ¿Qué frase sería para ti el núcleo de esta lectura?

 

 

Paso 3. Escuchar                     

Para que la palabra suene en tu interior, guarda silencio. Recuerda lo leído desde tu corazón y saboréalo. Dios viene a tu encuentro. Déjate iluminar. 

 Paso 4. Orar

Deja que el asombro embargue ante tanto amor derramado sobre el mundo y sobre el hombre. Y sobre ti. Responde a lo que dice el Señor. Explícale lo que sientes y sucede en tu corazón. 

Paso 5. Vivir

Mira la realidad que estás viviendo estos días desde los ojos de Jesús. ¿Cómo haces partícipes a los hermanos del amor recibido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s