Un comprimido de “Ayuoralim” cada día.


 

20090301Gonzalo Fernández, CMF.

Es mejor que no pidas este medicamento en la farmacia. No lo van a encontrar y hasta se pueden reír de ti. Pero es el que la Iglesia recomienda desde hace siglos para ponerse en forma durante el tiempo de Cuaresma. Consta de tres ingredientes “genéricos”: ayuno (ayu), oración(ora) y limosna (lim). Son tan comunes que cuesta creer en su poder curativo. Pero merece la pena intentarlo una vez más. El papa Francisco, en su Mensaje para la Cuaresma de este año, subraya el valor de la pobreza como expresión de los tres: “Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (cfr. 2 Cor 8, 9).

Si abres la caja, te encontrarás con el siguiente prospecto:

INDICACIONES

Ayuoralim es un compuesto de ayuno, oración y limosna especialmente indicado para combatir los siguientes síntomas:

Sensación de pesadez general, rutina y cansancio. Impresión de que la vida cristiana consiste en estar dando vueltas a lo mismo sin lograr una verdadera transformación.

Repliegue narcisista sobre el propio yo, con una tendencia excesiva a preocuparse solo de los propios asuntos e intereses.

Pérdida del interés por abrirse a experiencias nuevas.

Tendencia al “sobrepeso espiritual” como resultado de la acumulación de objetos, prácticas y ritos.

Síndrome de vacío caracterizado por la falta de ideales, la impresión de que se vive en tierra de nadie y de que se camina hacia ninguna parte.

Aversión a los pobres y, en general, a la gente que siempre está pidiendo y recordándonos que hay gente sobrante en los márgenes de la sociedad.

Desequilibrio en el ritmo vital, con pérdidas notables de tiempo y sensación general de inutilidad e ineficacia.

Tristeza sostenida que, en algunos casos, puede cursar como suave depresión.

Malestar general y cambios continuos de humor que desconciertan a quienes viven con nosotros.

Temor a emprender relaciones nuevas y a complicarnos la vida con los problemas ajenos.

Falta de confianza en uno mismo y temor ante el futuro

PROPIEDADES

Tomado en las dosis recomendadas por su médico de cabecera, Ayuoralim le ayudará a:

Eliminar todo lo superfluo de la vida.

Viajar al centro del propio yo para descubrir la identidad como hijo de Dios.

Recuperar la alegría de saberse querido en toda circunstancia.

Gustar la Palabra de Dios como “lámpara para el camino”.

Recobrar un ritmo de vida ligero y armónico.

Disfrutar en la relación con los demás.

Aumentar la creatividad en todas las dimensiones de la vida cotidiana.

Sobrellevar con esperanza y buen humor las contrariedades de la vida.

Encontrar oportunidades y gestos para expresar la preocupación por los más necesitados.

POSOLOGÍA

En el caso de los adultos, conviene tomar regularmente un comprimido de Ayuoralim cada 24 horas. No se conocen reacciones negativas ni se han descrito contraindicaciones, aunque en algunos casos, Ayuoralim produce al comienzo un ligero trastorno semejante al “síndrome de abstinencia”, brotes de ansiedad y, en los casos más agudos, la necesidad compulsiva de volver a los hábitos de siempre.

Para que surta los efectos oportunos, es recomendable acompañar la toma de Ayuoralim con algunas prácticas adicionales:

Reducir la ingesta de alimentos y equilibrar su proporción.

Intensificar el ejercicio físico y el contacto con la naturaleza.

Disminuir el uso de los medios de comunicación social.

Practicar el silencio.

Aumentar el tiempo dedicado a escuchar a los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s